formato-historia-vida8

Ximena Ponce Arevalo es esposa, trabajadora, madre y además, atleta.

La vida de Ximena se desarrolla entre los quehaceres propios del hogar, la ida a su trabajo que es el negocio familiar, atender a sus hijas y marido, y por lo demás, cumple a cabalidad con su programa de entrenamiento diario como deportista de la selección nacional femenina de Goalball.

Y es que el abultado diario vivir de Ximena merece ser destacado, todo esto porque debemos detallar que es madre de 5 hijas, y donde la menor tiene tan sólo 4 años.

Además la Retinitis Pigmentosa que actualmente tiene Ximena no ha sido un impedimento para continuar con su vida diaria y el cumplimiento de sus deberes. Cuando supo de su diagnóstico, la enfermedad ya estaba muy avanzada, hecho que le ha significado la pérdida de su visión central. Sin embargo, esto no le impidió prepararse en la escuela Santa Lucia, establecimiento que centra su educación en alumnos con Discapacidad Visual, aprendió el cómo es la utilización del bastón, Braille, orientación y movilidad y entre otras actividades una disciplina deportiva llamada Goalball.

El conocer el Goalball le significó una forma distinta de interactuar con sus pares, dado que es vital tener una buena comunicación en cancha, y para Ximena quien se declara ser una persona bastante tímida le obligó a relacionarse de una manera distinta a la cotidiana.

“Al principio practicaba el deporte como un Hobby, como algo diferente los días sábados después del trabajo”, menciona Ximena, quien conoce al Club Deportivo de Ciegos La Máquina gracias a una de sus compañeras de la escuela Santa Lucia.

“En un principio iba a jugar un ratito después del trabajo y luego mi marido me iba a buscar para irnos a la casa, pero yo siempre quedé con la sensación de que me gustaría practicarlo más”, nos cuenta Ximena.

“Con la llegada del MAXIMUS PROJECT II a Chile, se abrió una oportunidad de poder practicar la disciplina con mayor seriedad y apoyo para la selección femenina de goalball, y eso me terminó de convencer de que quería hacer algo por mí, y es que siempre me ha gustado el deporte, entonces me propuse entrenar para tener alguna posibilidad de estar en la selección”, señala Ximena.

Ximena Ponce Goalball Chile

Ximena siempre mantiene una actitud positiva, amigable y de mucha receptividad, es una jugadora importante en el equipo porque mantiene esa conjugación de atleta con ansias de superación y positiva actitud para con sus pares y cuerpo técnico.

A pesar de lo difícil que le resulta hacer un espacio para los entrenamientos, concentrados y vida familiar ha conseguido ganar un espacio importante de respeto y mucha admiración por parte de sus hijas cuando ella les menciona que va a representar a su país en la selección.

 

admin

Comentar

Comentario